En México nunca supimos más de los pepsilindros y su extraña desaparición. Existían historias relacionadas al triangulo de las bermudas y material de exportación desde China.

Hoy, por fin sabemos a donde fueron a parar.