Una de las cosas que más me gustan, es que vengan turistas y reconozcan lo bueno que tiene mi ciudad. Una de esas tantas, es el chicharron de la Ramos.

En esta ocasión se dejó venir los compadres garnacheros, y no les hago publicidad a ninguno, pero vale la pena compartirlo.