Nadie dijo que la vida sería fácil, nadie dijo que sería sencilla. Nadie te avisó que el amor pasaba mucho del dulce a la amargura en instantes.

No pretendo enseñarte a vivir, ni decirte las reglas del juego. No hay reglas, no hay juego. Hoy te invito a que vivas, a que te atrevas a vivir. Por qué al final tu legado será contado por personas que te vieron viviendo mientras ellos se quedaron ahí sin hacer nada.

Suena cruel dejar ahí a los que eligen no vivir, que unos se sientan ahí pretendiendo crear, y no engañan a nadie, se engañan a ellos mismos. Pero el mundo al final se basa en elecciones, y yo elijo ser de los que crean y se arriesgan.

Rómpete la madre, tienes una sola vida. Ve y conoce todo, que esa película que cuenten en el que el protagonista eres tú, sea vista como una historia muy chingona por contar.

No tengas miedo de fallar, no te apegues a nada. Nadie y nada son dueños de tus decisiones, cagarla es de aprendices… Seamos el eterno aprendiz. Libres, arriesgados y siempre aprendiendo.